Camionetas blindadas: la coraza de las células familiares